Manchar el buen nombre de nuestras Fuerzas Armadas

Deja un comentario

12 marzo, 2015 por AlbaChaparro

Irene Lozano, diputada de UPyD, escribió un libro sobre el acoso sexual que sufrió la comandante del Ejército de Tierra Zaida Cantero. Irene Lozano se llevó a la militar a la sesión de control del Congreso del 11 de marzo para que escuchase las explicaciones sobre su caso del Ministro de Defensa, Pedro Morenés. La respuesta de Pedro Morenés a la diputada fue: “Le pido que deje de manchar el buen nombre de nuestras Fuerzas Armadas en su búsqueda de autopromoción en la venta de un libro“. Acto seguido, se llevó el dedo índice a la boca para reclamar silencio.

Es sorprendente que en España, cuyo sistema se supone una democracia madura, ante los indicios de delito dentro de las elites militares la respuesta institucional sea silenciamiento y mirar para otro lado. Lo que diferencia a las democracias de otros regímenes políticos es que gobernantes y poderes públicos están sujetos a responsabilidad, es decir, que “quien la hace, la paga”. Por lo visto, esta máxima no es aplicable al Ejército, ya que cada vez que se ha denunciado algún tipo de irregularidad o delito dentro del cuerpo militar, el único sancionado ha sido el demandante.

Hace años que Zaida Cantera denunció a un teniente coronel por acoso sexual. Como consecuencia, sufrió acoso laboral por coroneles y generales, por lo que acudió a Pedro Morenés para pedirle auxilio. La respuesta del titular de Defensa ha sido clara: “tolerancia cero frente a las situaciones de acoso sexual y por razón de sexo”. Esto es la teoría, porque en la práctica ha habido otra respuesta muy clara del Ministro: no hacer nada para investigar o ayudar a Cantera.

El teniente Luis Gonzalo Segura lleva meses denunciando la corrupción que existe dentro del ejército, desde que publicó el libro Un Paso al Frente. Dice haber descubierto “desfases de más de 5 millones de euros pagados por los ciudadanos”. Lejos de que sus denuncias hayan sido investigadas, la respuesta a estas acusaciones se han saldado con cuatro expedientes disciplinarios, dos propuestas de expulsión del ejército y un total de 139 días arrestado. Según Segura, un superior le presionó alegando que no se empeñase en sanear, ya que “todo el país está podrido”.

En agosto de 2014, un informe pericial para el Juzgado Togado Militar Territorial número 12 desveló que en la base de Getafe del Ejército del Aire se habían producido fraude y malversación de caudales públicos masivamente. La juez Patricia Moncada ayudó en la recopilación de documentos que destaparon las irregularidades ejecutando dos registros de la base militar. El resultado de esta intervención judicial se saldó con un expediente disciplinario a la juez “por no haber avisado del registro al jefe del acuartelamiento”.

El Ministerio de Defensa incrementó su presupuesto un 0,77% para el año 2015 respecto al año anterior, en momentos de crisis. La dotación total se estimó en 6.735 millones de euros aunque, en la última década, Defensa viene gastando 1.500 millones de euros anuales más de lo presupuestado. Este dinero extra suele aportarse con partidas extraordinarias, y cabe destacar que en este aprovisionamiento no está incluido el presupuesto para la Guardia Civil.

Las fuerzas armadas cuentan con alrededor de 120.000 militares en activo, lo que significa que, por ejemplo, hay un militar por cada dos médicos, o un militar por cada dos maestros. En el extranjero hay unos 2.000 repartidos en 12 misiones diferentes, por lo que dentro del territorio español tenemos, aproximadamente, 118.000 militares. ¿Haciendo qué? Recordemos que la partida para pagar el ministerio de Defensa supone a las arcas públicas, sumando las aportaciones extraordinarias, más de 8.000 millones de euros anuales. ¿No es dinero suficiente como para investigar los fondos malversados? ¿No es un cuerpo suficientemente abultado como para exigir comportamiento ejemplar y perseguir las conductas sexistas?

Para intentar poner en dimensión lo que suponen estos 8.000 millones de euros anuales, solo hay que compararlo con otras partidas. El Ministerio de Sanidad recibe alrededor de 2.000 millones de euros anuales (una cuarta parte que el Ministerio de Defensa). Con el Ministerio de Educación las cifras son parecidas. El Ministerio de Industria recibe alrededor de 6.000 millones de euros anuales (el 75% de lo que recibe el Ministerio de Defensa -en este momento me gustaría recordar que el recibo de la luz ha subido un 60% en los últimos 5 años-). El presupuesto de Cooperación al Desarrollo ronda los 500 millones de euros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: