Excálibur no es un perro, es un chivo expiatorio

2

8 octubre, 2014 por AlbaChaparro

Está claro que en España tenemos una forma diferente de hacer las cosas. No sé si mejor o peor que en otros sitios, las comparaciones son odiosas y el resultado depende de con quién te equipares, pero no tengo duda de que nuestro modus operandi sibilino e incoherente es matriz de la Marca España. ¿Que metro de Valencia decide instalar un sistema de frenado ineficiente porque es 40 veces más barato y además no sella las ventanas de los vagones? Si mueren 43 personas, la culpa es del maquinista. ¿Que Adif no señala bien la vía en el tramo de Angrois y el sistema de seguridad para altas velocidades es insuficiente? Si mueren 79 personas, la culpa es del maquinista. ¿Que un buque petrolero está demasiado viejo y se utiliza sin pasar los controles pertinentes de seguridad? Si el barco se agrieta y se vierten 63.000 toneladas de fuel, la culpa es del capitán.

Y, por supuesto, si el Gobierno decide repatriar a dos curas con ébola para no se sabe qué (no existe remedio contra el virus) y una enfermera resulta infectada, la culpa es de la enfermera, que alguna negligencia habrá cometido la muy pérfida para contagiarse. ¿A quién se le ocurre irse de vacaciones un día después de tratar con un enfermo de ébola? ¡El protocolo dice claramente que debería haber un seguimiento de 21 días tras el contacto con el virus! ¡Será insensata! (Por supuesto, si Teresa Romero Ramos se fue de vacaciones es porque alguien se lo permitió, pero eso es mejor obviarlo).

Lo que también dice el protocolo es que, frente al ébola, hay que tener un nivel 4 de bioseguridad. El hospital Carlos III tiene un nivel 3, y los trajes del personal sanitario nivel 2. Sin embargo, el diario El País titula que el contagio por ébola solo se explica por “un fallo humano”, Telecinco y Cuatro cuestionan si el contagio por ébola en España se debe a un fallo humano o a un fallo técnico, El Mundo centra su entrevista a la enfermera en si ésta siguió el protocolo o no. Qué fácil es sembrar la duda, qué sencillo es conseguir que la opinión pública vaya achacando la responsabilidad a alguien de a pie, alguien con nombre y apellidos comunes, alguien que no dirige un país ni un Ministerio ni acabará siendo consejero de Endesa, Bankia o Unilabs.

En la gestión de una crisis no basta con encontrar un culpable, también hay que mostrarse contundente. Y si contundencia significa sacrificar a un perro sin ni siquiera saber si está contagiado… se es contundente, tajante y categórico. Está demostrado que los perros pueden infectarse y no presentar síntomas de la enfermedad, pero se conoce bastante poco sobre el papel que jugarían en su propagación. Todos sabemos la importancia que éste, nuestro Gobierno, le concede a la ciencia y a la investigación; y claro, aislar al perro en cuarentena y estudiarlo le debe parecer una estupidez a Ana Mato. ¿Para qué saber más sobre el ébola y se le puede echar la culpa a la enfermera y a su perro?

No se trata de equiparar el tratamiento de las personas con el de los animales, se trata de pensar con la cabeza. Las dimensiones que alcanzará este brote de ébola son absolutamente desconocidas, igual que son desconocidos muchos detalles sobre la enfermedad. Entonces, ¿para qué eliminar posibles fuentes de conocimiento? ¿No sería más inteligente estudiar cómo se comporta el ébola en todas sus manifestaciones? Porque por esta regla de tres habría que sacrificar a todos los perros de Alcorcón, ya que son una raza capaz de portar el virus sin presentar síntomas, y Excálibur habrá salido a juguetear con sus congéneres durante los últimos días.

Excálibur no representa el símbolo de la lucha animalista, representa la identidad de la Marca España: externalizamos servicios de un hospital porque la sanidad pública resulta demasiado costosa, nos traemos a enfermos de ébola al hospital externalizado -que, por supuesto, no está acondicionado para recibirlos-, no explicamos al personal sanitario el protocolo de seguridad a tiempo y los vestimos con trajes que tampoco cumplen el protocolo (Teresa se tocó la cara con el guante, vale, pero es que el traje debería ser de una pieza, lo grave es que el guante fuese independiente del resto de indumentaria), matamos al perro porque todo el mundo sabe que muerto el perro se acabó la rabia (ups, ¡el ébola!) y decimos a la gente que “es preciso mantener la tranquilidad” aduciendo que “la sanidad española es una de las mejores del mundo” (palabras de Rajoy, que debe haber olvidado que su partido desmanteló el Carlos III y nos dejó sin un hospital de referencia de enfermedades infecto-contagiosas).

Mantengamos a la ciudadanía debatiendo sobre Excálibur y sobre si Teresa fue negligente, y así evitaremos hablar de dimisiones y responsabilidad política. Marca España en estado puro. A lo mejor si el perro hubiera sido de algún misionero no habría tanta polémica, nunca se sabe la procedencia de presiones y decisiones en los círculos del poder.

Anuncios

2 pensamientos en “Excálibur no es un perro, es un chivo expiatorio

  1. la verdad dice:

    Pues no estaría mal enteresarse qué papel juegan los perros en la propagación del ébola. Podían hacer algo de verdad y productivo en vez de meramente propagandístico como fue el traer a los misioneros (para que nadie les dijera: mira que malas personas son en el Gobierno que dejaron a su suerte a dos pobres enfermos, pero el protocolo es el protocolo y cuanto menos se extienda la enfermedad mejor) y ser contundentes investigando y no matando. Matar es de cobardes y estúpidos. El realmente inteligente evita la muerte de vidas (ya sean animales o humanas) inocentes. Si al menos se supiera que tiene el virus, su sacrificio tendría más sentido.

    Me gusta

  2. […] escribí un post, titulado “Excálibur no es un perro, es un chivo expiatorio“, en el que expuse que la actuación del Gobierno respecto al perro de la auxiliar de […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: