No quiero que España sea como Venezuela

Deja un comentario

10 febrero, 2016 por AlbaChaparro

Vivimos tiempo de cambios, de pactos, de acuerdos y compromisos. El hartazgo respecto a la política es absolutamente manifiesto, aunque la inquietud por lo que nos depare la próxima legislatura es también evidente. Yo, que creo saber un poco de todo aunque pueda no saber mucho de nada tengo sólo una cosa clara: no quiero que España sea como Venezuela.

España no puede ser una dictadura disfrazada de democracia en la que la clase dirigente haga y deshaga a su antojo. ¿Se imaginan a un alcalde saqueando -¡presuntamente!- un ayuntamiento y que las leyes lo protejan para que no pueda ser encausado? ¿Se imaginan que personas imputadas por corrupción puedan ejercer cargos políticos? España no puede ser como Venezuela.

España no puede ser un país sin libertad de expresión. ¿Se imaginan a unos artistas en la cárcel simplemente por representar una sátira política? ¿Se imaginan que se censure la tirada de un semanario humorístico por contener en la portada un chiste sobre el jefe del Estado? España no puede ser como Venezuela.

España no puede ser un país en el que el Gobierno utilice la televisión pública para promocionarse. ¿Se imaginan que los trabajadores de TVE denuncien ser obligados a hacer propaganda del PP? España no puede ser como Venezuela.

España no puede ser un país en el que los trabajadores no tengan sus derechos asegurados. ¿Se imaginan a sindicalistas en riesgo de ir a prisión por participar en una huelga? España no puede ser como Venezuela.

España no puede ser un país en el que la política se convierta en un circo mediático. ¿Se imaginan que genere más debate público el traje de los reyes magos de una cabalgata que la oferta de un presidente del Gobierno de reformar la Constitución?

España no puede ser un país adoctrinado en el que la oposición no sea oposición sino disidencia. ¿Se imaginan que a todo aquel que critique el sistema político se le llame terrorista? ¿Se imaginan que llegue a haber presos políticos dentro de nuestras fronteras? España no puede ser como Venezuela.

España no puede ser un país en el que la educación pública responda a intereses partidistas. ¿Se imaginan que la legislación educativa sea modificada casi con cada cambio de Gobierno? España no puede ser como Venezuela.

España no puede ser un país en el que las fuerzas de seguridad repriman con brutalidad las manifestaciones pacíficas o en el que se torture a los detenidos. ¿Se imaginan que el Consejo de Europa critique la impunidad policial española? ¿Se imaginan que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condene -hasta en seis ocasiones- la opacidad ante las denuncias de torturas? España no puede ser como Venezuela.

España no puede ser un país donde la gente muera porque no recibe la asistencia sanitaria adecuada. ¿Se imaginan que el Defensor del Paciente atribuya 800 fallecimientos a los recortes en Sanidad? España no puede ser como Venezuela.

España no puede ser un país donde sea tan difícil subsistir que la gente tenga que emigrar para labrarse un futuro digno. ¿Se imaginan que dos millones de españoles tengan que buscarse la vida fuera de nuestras fronteras? ¿Se imaginan que el Estado, además, les dificulte ejercer su derecho a voto? España no puede ser como Venezuela.

España no puede ser un país con una tasa de paro tercermundista. ¿Se imaginan que el desempleo de España TRIPLIQUE la media de los países de la OCDE? ¿Se imaginan que los jóvenes que quieren trabajar y no pueden sean más del 40%? España no puede ser como Venezuela.

España no puede ser un país donde los dirigentes, independientemente de su ideología, se dediquen a la política con el mero fin de enriquecerse. ¿Se imaginan a cargos públicos con cuentas en Suiza? ¿Se imaginan que hasta el máximo exponente del socialismo español viaje en yate y tenga un salario superior al medio millón de euros anual? España no puede ser como Venezuela.

Definitivamente, no quiero que España sea como Venezuela. No quiero que en España gobiernen los populistas. No quiero que el país se vaya a la ruina. A lo mejor porque no sé cómo es Venezuela. A lo mejor porque no sé cómo es España. A lo mejor porque no sé lo que significa ser populista. A lo mejor porque no sé identificar cuándo un país es ya una ruina. Vivimos tiempo de cambios, de pactos, de acuerdos y compromisos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: